Misterio literario: El Beso del Ángel

Cocina económica

“Cuento las barcas de cebollas apiladas. Una, dos, tres… seis. Estamos en la puerta de servicio de la Cocina Económica, un comedor social que lleva más de un siglo sirviendo alimento gratis a cualquier persona necesitada que viva o pase por Logroño. Allí́ se congregan cada día hombres y mujeres sin trabajo, estudiantes sin recursos, ancianos sin familia y algún sintecho. Para llenar los estómagos de tantos sin hacen falta muchas hortalizas. (…)
El día que me inscribí como voluntaria, Sor Blanca, la jefa, conocida como «Hermana Sirvienta» me dijo que, más allá de la solidaridad, lo importante es creer en las personas y en sus posibilidades de construir un futuro mejor para los demás y para nosotros mismos. Me lo grabé a fuego porque acababa de regresar a Logroño después de haber trabajado en el extranjero; aquí me faltaba el aire y la inspiración me venía que ni pintada para empezar de nuevo. Pero va pasando el tiempo, las cosas no han salido como esperaba y el tatuaje con la frase de la monja empieza a borrarse en mi brazo”.

Cocina Económica _ Logroño